Carencia de Vitamina D: trastornos y enfermedades asociadas.

Carencia de Vitamina D

Que nuestros huesos reciban el calcio extraído de los alimentos no es cuestión de magia, todo forma parte de un complejo proceso en el que intervienen muchos mecanismos físicos y químicos en nuestro organismo.

Y, aunque sabemos que nuestros huesos usan el calcio como parte fundamental de su estructura, también funcionan como depósito de calcio en caso de déficit para otras funciones vitales de nuestro cuerpo. Por lo tanto, en caso de mala absorción de calcio, los primeros afectados serán nuestros huesos y dientes, ya que el calcio se les es sustraído. Sin embargo la carencia de esta vitamina no sólo afecta a nuestros huesos. A continuación te mostramos las manifestaciones clínicas de la deficiencia de la vitamina D.

 

Raquitismo nutricional

Ésta es una de las enfermedades asociadas a la falta de vitamina D más conocida. Se produce en niños con falta de vitamina D prolongado durante su crecimiento. Se reconoce por la deformación de las piernas (arqueadas hacia dentro o hacia fuera), el agrandamiento de las placas de crecimiento de las muñecas, los tobillos y las uniones costocondrales, y, a causa de la acción del diafragma contra unos huesos débiles, deformación en la caja torácica.

La falta de vitamina D durante la infancia provoca una severa desmineralización de los huesos del niño provocando que, a lo largo de su crecimiento, se vaya creando un esqueleto blando y deforme.

Para una detección temprana de esta enfermedad y no dar lugar a las correcciones ortopédicas y/o quirúrgicas necesarias para revertir los efectos de esta enfermedad existen ciertas señales que alertarán de un posible caso de raquitismo. Éstas son:

  • Dolor en los huesos de las piernas.
  • Retraso en la edad de mantenerse en pie o caminar.
  • Caídas frecuentes.
  • Retraso en el crecimiento.

En el primer año de vida las convulsiones hipocalcémicas pueden ser signo inicial de raquitismo.

La manera de evitar el raquitismo (y todas las enfermedades y dolencias que en adelante exponemos) es una moderada exposición solar, una dieta variada y una alimentación rica en vitamina D.

 

Osteomalacia

Osteomalacia

La causa y el efecto de la osteomalacia son los mismos que en el caso del raquitismo. Una deficiencia en la vitamina D provoca la desmineralización en los huesos de la persona adulta. La diferencia radica en que, al ser un organismo que no se encuentra en crecimiento, no se producen las deformaciones asociadas al raquitismo.

La persona que padece osteomalacia presenta unos huesos blandos, de fácil fractura y dolores. Es fácil confundir la osteomalacia con enfermedades como la artritis o la fibromialgia. La manera de diferenciarlas es la siguiente: El dolor de la fibromialgia es muscular y difuso, el dolor de la artritis se localiza en las articulaciones y en el caso de la osteomalacia duelen los segmentos de hueso entre articulaciones.

Además de los bajos niveles séricos de calcio y vitamina D, la osteomalacia puede ser detectada por radiodiagnóstico. Si tienes signos de debilidad, fracturas óseas frecuentes y dolor en los huesos, consulta a tu médico para un temprano diagnóstico y tratamiento.

 

Obesidad

Falta de Vitamina D y Obesidad

Aunque, evidentemente, la falta de vitamina D no es causa exclusiva de la obesidad, es un factor de importancia. Según un artículo publicado en la revista “Medical hypotheses”[1], la vitamina D sérica funciona como detector de luz solar y detector estacional activando procesos que preparan al cuerpo para la noche o las estaciones frías. Teniendo en cuenta esto, la merma en las horas de luz significa que comienza el otoño y el animal que somos se prepara para la hibernación. Nuestro metabolismo se ralentiza y se favorece el almacenamiento de reservas grasas para hacer frente a unas estaciones poco favorables para la caza, recolección y cultivo.

Unos hábitos sedentarios y de interior, y la constante climatización a la que estamos sometidos (los aires acondicionados consiguen que no pasemos calor en las estaciones en las que se supone que deberíamos pasar calor) durante el año entero provocan una baja producción propia de vitamina D por lo que nuestro cuerpo no termina de “arrancar” el “modo verano” y no para de favorecer el almacenamiento de grasas para un invierno que no acaba.

Varios estudios y metaanálisis lo demuestran[2][3][4][5][6], la obesidad está asociada a los niveles bajos de vitamina D y esto crea un efecto dominó ya que los hábitos de vida asociados a la obesidad son contrarios a la sana obtención de esta vitamina.

Además se sabe[7] que la carencia de vitamina D está relacionado con el aumento de grasa corporal e intramuscular y con la disminución de la fuerza.

Dermatitis atópica

Falta de vitamina D y dermatitis atópica

Aunque las causas de este trastorno autoinmune no se comprenden completamente, según los estudios[8][9] existe una fuerte relación entre la dermatitis atópica y la carencia de la vitamina D y está demostrado que la administración de suplementos orales de esta vitamina contribuye definitivamente a la mejora en la gravedad de los síntomas de esta enfermedad.

Alopecia areata

Falta de vitamina D y alopecia areata

La alopecia areata es un tipo de pérdida de cabello parchada no cicatricial y recidivante.

De la misma manera que con la dermatitis atópica, los síntomas de esta enfermedad autoinmune están fuertemente relacionados a la falta de vitamina D[10].

 

Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS)

Falta de vitamina D y apnea del sueño

Se sabe[11] que los pacientes con SAOS que tienen niveles de vitamina D bajos presentan una sintomatología significativamente más severa que aquellos que presentan buenos niveles, con los riesgos para la salud que esto entraña (enfermedad cardiovascular, accidentes de tráfico, etc…).

La reacción en cadena generada por la falta de vitamina D que promueve la obesidad, la obesidad que promueve SAOS y el SAOS que se ve potenciado por la falta de vitamina D es capaz de acelerar los daños al organismo con una velocidad pasmosa si no se le pone freno pronto, de modo que si sospechas que puedes sufrir Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño y padeces algo de sobrepeso, ve al médico cuanto antes pues un diagnóstico y tratamiento a tiempo puede ahorrar muchísimas complicaciones.

 

Prevén la falta de vitamina D

Hemos hablado en nuestra página principal sobre la vitamina D que no es difícil mantener unos buenos niveles de vitamina D a través de buenos hábitos de vida como una alimentación equilibrada y una exposición solar moderada.

También es fácil conseguir niveles óptimos a través de la suplementación con vitamina D2 o vitamina D3. Sin embargo, si sospechas que tus niveles de esta vitamina pueden estar por debajo de lo deseable sólo tienes que ir a ver a tu médico y solicitar un análisis de sangre para este fin.

Con esta sencilla prueba clínica podrás tener la certeza de que tus niveles de vitamina D están bien y adelantarte y prevenir todas las enfermedades y trastornos asociados. Así que, en caso de duda ¡acude a tu médico!

La vitamina del sol
Vitamina D tipos
Alimentos con vitamina D
Vitamina D2 o o Vitamina D3
Estudios

[1] Foss YJ. Vitamin D deficiency is the cause of common obesity. Med Hypotheses.
2009 Mar;72(3):314-21. doi: 10.1016/j.mehy.2008.10.005. Epub 2008 Dec 2. PubMed
PMID: 19054627.

https://www.medical-hypotheses.com/article/S0306-9877(08)00528-8/fulltext

[2] Zamboni G, Soffiati M, Giavarina D, Tató L. Mineral metabolism in obese
children. Acta Paediatr Scand. 1988 Sep;77(5):741-6. PubMed PMID: 2849283.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2849283

[3] Yanoff LB, Parikh SJ, Spitalnik A, Denkinger B, Sebring NG, Slaughter P,
McHugh T, Remaley AT, Yanovski JA. The prevalence of hypovitaminosis D and
secondary hyperparathyroidism in obese Black Americans. Clin Endocrinol (Oxf).
2006 May;64(5):523-9. PubMed PMID: 16649971; PubMed Central PMCID: PMC1863008.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16649971

[4] Josefson JL, Feinglass J, Rademaker AW, Metzger BE, Zeiss DM, Price HE,
Langman CB. Maternal obesity and vitamin D sufficiency are associated with cord
blood vitamin D insufficiency. J Clin Endocrinol Metab. 2013 Jan;98(1):114-9.
doi: 10.1210/jc.2012-2882. Epub 2012 Nov 8. PubMed PMID: 23144468; PubMed Central
PMCID: PMC3537089.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23144468

[5] Bell NH, Epstein S, Greene A, Shary J, Oexmann MJ, Shaw S. Evidence for
alteration of the vitamin D-endocrine system in obese subjects. J Clin Invest.
1985 Jul;76(1):370-3. PubMed PMID: 2991340; PubMed Central PMCID: PMC423785.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2991340

[6] Pereira-Santos M, Costa PR, Assis AM, Santos CA, Santos DB. Obesity and
vitamin D deficiency: a systematic review and meta-analysis. Obes Rev. 2015
Apr;16(4):341-9. doi: 10.1111/obr.12239. Epub 2015 Feb 17. Review. PubMed PMID:
25688659.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25688659

[7] Gilsanz V, Kremer A, Mo AO, Wren TA, Kremer R. Vitamin D status and its
relation to muscle mass and muscle fat in young women. J Clin Endocrinol Metab.
2010 Apr;95(4):1595-601. doi: 10.1210/jc.2009-2309. Epub 2010 Feb 17. PubMed
PMID: 20164290; PubMed Central PMCID: PMC2853984.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20164290

[8] Amestejani M, Salehi BS, Vasigh M, Sobhkhiz A, Karami M, Alinia H, Kamrava SK,
Shamspour N, Ghalehbaghi B, Behzadi AH. Vitamin D supplementation in the
treatment of atopic dermatitis: a clinical trial study. J Drugs Dermatol. 2012
Mar;11(3):327-30. PubMed PMID: 22395583.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22395583

[9] Kim G, Bae JH. Vitamin D and atopic dermatitis: A systematic review and
meta-analysis. Nutrition. 2016 Sep;32(9):913-20. doi: 10.1016/j.nut.2016.01.023.
Epub 2016 Feb 18. Review. PubMed PMID: 27061361.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27061361

[10] Gade VKV, Mony A, Munisamy M, Chandrashekar L, Rajappa M. An investigation of
vitamin D status in alopecia areata. Clin Exp Med. 2018 Jun 4. doi:
10.1007/s10238-018-0511-8. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 29869122.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29869122

[11]Bozkurt NC, Cakal E, Sahin M, Ozkaya EC, Firat H, Delibasi T. The relation of
serum 25-hydroxyvitamin-D levels with severity of obstructive sleep apnea and
glucose metabolism abnormalities. Endocrine. 2012 Jun;41(3):518-25. doi:
10.1007/s12020-012-9595-1. Epub 2012 Jan 14. PubMed PMID: 22246808.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22246808