Vitamina D y Embarazo

Existen rumores sobre si la carencia de vitamina D tiene repercusión en la capacidad reproductiva de la mujer. Se cree que la deficiencia de vitamina D es un factor clave en la infertilidad femenina. Sin embargo se ha demostrado[1] que no existe una relación expresa entre la falta de vitamina D y las probabilidades de embarazo.

Pero ¿y si le aplicamos una visión holística a la relación del cuerpo de la mujer con la vitamina D y con respecto a todo el proceso reproductivo? Prepárate porque a continuación descubrirás que no sólo tiene relación, sino que es vital para que implantación fetal, gestación y nacimiento lleguen a buen puerto.

 

Vitamina D y reproducción asistida

Vitamina D y reproducción asistida

Sabemos que la vitamina D tiene un importante papel en la modulación de las células de nuestro sistema inmune reduciendo la respuesta inflamatoria en enfermedades autoinmunes por ejemplo, favoreciendo el número y actividad de las células T reguladoras[2]. Consideramos entonces que una carencia de vitamina D será perjudicial para los procesos autoinmunes y, corrigiendo los niveles de vitamina D, conseguiremos que el rechazo a los tejidos sanos disminuya y la respuesta inflamatoria se reduzca.

Durante el embarazo tienen lugar una serie de mecanismos que hacen que el organismo de la madre no rechace a su futuro hijo. Entre otros procesos, la citotoxicidad de las células NK se reduce y hay una sobreproducción de citoquinas antiinflamatorias por lo que se favorece la implantación fetal. En ocasiones esto no se produce en los parámetros normales y la mujer puede presentar dificultades, tanto en la consecución como en el mantenimiento del embarazo.

Y es que una revisión hecha en enero de 2018[3] de 11 estudios realizados a 2700 mujeres afirma categóricamente que las mujeres en tratamiento de reproducción asistida con buenos niveles de vitamina D presentan una tasa de bebés nacidos vivos más alta que las mujeres con déficit de la misma. Esta misma revisión asocia la carencia de vitamina D a un mayor riesgo de implantación anormal del feto en el embarazo, así como a complicaciones obstétricas, como la preeclampsia y la restricción del crecimiento fetal.

Buenos niveles de Vitamina D

De los once estudios analizados en esta revisión, cinco (que incluyeron un total de 1700 pacientes) demostraban que en las mujeres con buenos niveles de vitamina D se disparaba la probabilidad de conseguir un positivo en la prueba de embarazo, y en otros seis estudios (con un total de 1635 pacientes) se desmentía el rumor de que las mujeres con buenos niveles de vitamina D tenían mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo. Sin embargo debes tener en cuenta que los buenos niveles de vitamina D son los que tu cuerpo sintetiza gracias a la alimentación + tomar el sol o a la suplementación con calciferol (Vitamina D2 o D3) y NO CON CALCITRIOL (la hormona activa) ya que el aborto espontáneo SÍ SE RELACIONA CON UN NIVEL EXCESIVO DE LA HORMONA ACTIVA DE LA VITAMINA D[4].

Por lo tanto, toma suplementos de vitamina D2 (ergocalciferol) o vitamina D3 (colecalciferol) para que tus niveles sean naturalmente buenos (o come alimentos ricos en vitamina D y toma el sol). El calcitriol en exceso puede ser nocivo no sólo para el embarazo, sino también para tu salud y sólo tu médico es el que te lo debe recetar y realizar un seguimiento para evitar toxicidad. Esto es importante, y si no tienes claro esto que te estoy explicando consulta con tu médico o farmacéutico antes de tomar ningún suplemento de vitamina D.

 

Vitamina D durante el Embarazo

Un embarazo supone un esfuerzo extra para el cuerpo de la futura mamá y, aunque una mujer está diseñada biológicamente para resistir sin problemas este proceso, lo cierto es que unos malos hábitos de vida pueden hacer que la gestación llegue a poner en riesgo su salud. ¿Has oído expresiones como “La mujer pierde un diente con cada embarazo” o “El bebé roba el calcio de los huesos de la mamá durante la gestación”?¿Qué hay de verdad en todo esto?

Vitamina D absorción de calcio

Este tipo de comentarios nos ponen al bebé como una especie de parásito que exprime a su mamá con algún tipo de magia oscura que descalcifica sus huesos y marchita sus encías. Sin embargo el origen de estas expresiones es mucho más simple.

El tema de la pérdida dental, aunque creamos que es por culpa de la falta de calcio, no es así. También existe el bulo de que durante el embarazo y la lactancia el PH de la saliva de la madre es más ácido y por esta causa se deterioran las encías. Esto es falso. Gracias a un estudio[5] ahora sabemos que la razón por la que frecuentemente las madres tienen más caries y pérdidas dentales con cada embarazo es porque cuanto mayor es el número de hijos a su cargo, más descuidan su propia salud y su dentadura… de modo que ni calcio, ni vitamina D: Si notas que tu salud dental se está viendo comprometida ¡cuídate la boca como cuando no tenías hijos! Con respecto al “robo” de calcio por parte del bebé a su madre, esto es una verdad a medias. Me explico:

Una mujer tiene sus reservas de calcio en el organismo del que va disponiendo a medida que le va haciendo falta. Cuando esta mujer se transforma en “futura mamá” sigue disponiendo de las mismas reservas de calcio, sin embargo en su cuerpo están teniendo lugar una serie de procesos de alto requerimiento de este nutriente. Si andamos bien de reservas calcio no deberíamos tener problemas para abastecer las necesidades de la madre y del hijo. Sin embargo, si tus niveles de vitamina D son insuficientes[6], por más calcio que tengas en tu organismo, la absorción no se produce. Ni en la madre ni en el hijo. Por eso es vital durante el embarazo una alimentación completa y unos hábitos saludables, entre ellos, los baños de sol que permitirán que tanto el hijo como la madre tengan una densidad ósea óptima.

 

Con respecto al tono de tu piel

Se ha demostrado[7][8] que cuanto más oscuro es el tono de la piel de la futura mamá mayor riesgo existe de sufrir una deficiencia de vitamina D durante el embarazo, de modo que, si eres muy morena o perteneces a una raza de piel oscura y tu estilo de vida no te permite disfrutar de baños de sol asiduamente, consulta a tu médico pues posiblemente necesites algún suplemento de Vitamina D.

Vitamina D y tono de piel en el embarazo

Otro estudio[9] nos muestra que independientemente de tu tono de piel (aunque este dato también es más acusado cuanto más oscura es la piel de la mujer), si vives más al norte del paralelo 32N o más al sur del paralelo 32S hay una alta probabilidad de que tus niveles de vitamina D durante el embarazo sean insuficientes. Si es éste tu caso, quizás deberías plantearte un suplemento de vitamina D. Consúltalo con tu médico o farmacéutico.

En relación con la Vaginosis Bacteriana

La Vaginosis Bacteriana (VB) es una enfermedad vaginal altamente persistente muy común en el embarazo. Consiste en un desequilibrio en la flora vaginal que desencadena inflamación de la mucosa, un exceso de secreción y un olor anormal. Se sabe que la Vaginosis Bacteriana puede provocar la infección del líquido amniótico y que tu bebé nazca prematuro.

La falta de hierro en un análisis de sangre[11] puede revelar una Vaginosis Bacteriana cuyos síntomas no han dado la cara todavía. Una detección temprana es vital para un tratamiento eficiente y poco invasivo (ya que durante el embarazo son pocos los fármacos que podemos usar)

Gracias a su influencia reguladora sobre el sistema inmune, la vitamina D puede ser un complemento decisivo para la aparición y prevalencia de esta enfermedad[10].

 

Crecimiento del bebé durante el embarazo

Crecimiento del bebé durante el embarazo

Desde 2013 se sospecha que la deficiencia de vitamina D puede provocar un crecimiento insuficiente o anormal del feto durante la gestación[12]. Si ponemos un poco de atención a nuestros hábitos alimenticios, exposición solar o, si nuestro ritmo de vida no nos permite atender a estas necesidades, una correcta suplementación con Vitamina D, podemos fomentar el crecimiento fetal y disfrutar de un embarazo tranquilo y saludable sabiendo que nuestro futuro hijo está recibiendo lo que necesita. Recuerda que cuanto más sana estés,  cuanto más completa sea tu dieta y si mantienes unos hábitos saludables, tu bebé crecerá sano y sin problemas.

 

Vitamina D para un parto sano

Vitamina D para un parto sano

Antes del siglo XX las mujeres morían comúnmente en el parto debido a una deformación causada por la deficiencia de Vitamina D llamada “Pelvis Raquítica”. Afortunadamente este problema casi se erradicó con el descubrimiento de esta vitamina y la existencia de técnicas de alumbramiento como la cesárea. No obstante, aunque es difícil morir en el parto por problemas como éste actualmente, la deficiencia de vitamina D durante el embarazo puede generar un bajo rendimiento en los grupos musculares que intervienen a la hora de dar a luz[13]. Y, aunque siempre nos quedará el as en la manga de la cesárea, este tipo de intervención no debería ser una opción primaria a la hora de alumbrar a tu bebé ya que, aunque su seguridad en esta operación está más que garantizada, no tanto la de la madre.

Una cesárea, como cualquier otra intervención de quirófano, presenta riesgos de infección durante y después de la operación y puede dejar secuelas en la madre desfavorables en futuras concepciones y embarazos, por lo que debería de contemplarse sólo como último recurso.

Así que para garantizar un parto sano y sin incidentes, bebe mucho líquido, intenta no engordar demasiado (no hace falta que adelgaces, sólo vigilar un poco el peso), mantente activa y procura hacer algún ejercicio -siempre bajo recomendación médica-, date baños de sol con precaución, y si no puedes, pide a tu médico algún suplemento de vitamina D.

Vitamina D falta
La vitamina del sol
Vitamina D tipos
Vitamina D3
Estudios

[1] Yilmaz N, Ersoy E, Tokmak A, Sargin A, Ozgu-Erdinc AS, Erkaya S, Ibrahim Yakut
H. Do Serum Vitamin D Levels Have Any Effect on Intrauterine Insemination
Success? Int J Fertil Steril. 2018 Jul;12(2):164-168. doi:
10.22074/ijfs.2018.5256. Epub 2018 Mar 18. PubMed PMID: 29707935.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29707935

[2] Damoiseaux J, Smolders J. The Engagement Between Vitamin D and the Immune
System: Is Consolidation by a Marriage to Be Expected? EBioMedicine. 2018 Apr 18.
pii: S2352-3964(18)30141-5. doi: 10.1016/j.ebiom.2018.04.013. [Epub ahead of
print] PubMed PMID: 29685791.

https://www.ebiomedicine.com/article/S2352-3964(18)30141-5/fulltext

[3] Chu J, Gallos I, Tobias A, Tan B, Eapen A, Coomarasamy A. Vitamin D and
assisted reproductive treatment outcome: a systematic review and meta-analysis.
Hum Reprod. 2018 Jan 1;33(1):65-80. doi: 10.1093/humrep/dex326. PubMed PMID:
29149263.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29149263

[4] Li N, Wu HM, Hang F, Zhang YS, Li MJ. Women with recurrent spontaneous
abortion have decreased 25(OH) vitamin D and VDR at the fetal-maternal interface.
Braz J Med Biol Res. 2017 Sep 12;50(11):e6527. doi: 10.1590/1414-431X20176527.
PubMed PMID: 28902929; PubMed Central PMCID: PMC5597287.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28902929

[5]Ortiz-Herrera D, Olvera-Pérez A,Carreón-Burciaga G, Bologna-Molina. Evaluación del pH salival en pacientes gestantes y no gestantes Rev ADM 2012; 69 (3)

http://www.medigraphic.com/pdfs/adm/od-2012/od123f.pdf

[6] Haliloglu B, Ilter E, Aksungar FB, Celik A, Coksuer H, Gunduz T, Yucel E,
Ozekici U. Bone turnover and maternal 25(OH) vitamin D3 levels during pregnancy
and the postpartum period: should routine vitamin D supplementation be increased
in pregnant women? Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2011 Sep;158(1):24-7. doi:
10.1016/j.ejogrb.2011.04.002. Epub 2011 May 2. PubMed PMID: 21543150.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21543150

[7] Johnson DD, Wagner CL, Hulsey TC, McNeil RB, Ebeling M, Hollis BW. Vitamin D
deficiency and insufficiency is common during pregnancy. Am J Perinatol. 2011
Jan;28(1):7-12. doi: 10.1055/s-0030-1262505. Epub 2010 Jul 16. PubMed PMID:
20640974.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20640974

[8] Hamilton SA, McNeil R, Hollis BW, Davis DJ, Winkler J, Cook C, Warner G,
Bivens B, McShane P, Wagner CL. Profound Vitamin D Deficiency in a Diverse Group
of Women during Pregnancy Living in a Sun-Rich Environment at Latitude 32°N. Int
J Endocrinol. 2010;2010:917428. doi: 10.1155/2010/917428. Epub 2010 Dec 9. PubMed
PMID: 21197089; PubMed Central PMCID: PMC3004407.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21197089

[9] Hamilton SA, McNeil R, Hollis BW, Davis DJ, Winkler J, Cook C, Warner G,
Bivens B, McShane P, Wagner CL. Profound Vitamin D Deficiency in a Diverse Group
of Women during Pregnancy Living in a Sun-Rich Environment at Latitude 32°N. Int
J Endocrinol. 2010;2010:917428. doi: 10.1155/2010/917428. Epub 2010 Dec 9. PubMed
PMID: 21197089; PubMed Central PMCID: PMC3004407.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21197089

[10] Bodnar LM, Krohn MA, Simhan HN. Maternal vitamin D deficiency is associated
with bacterial vaginosis in the first trimester of pregnancy. J Nutr. 2009
Jun;139(6):1157-61. doi: 10.3945/jn.108.103168. Epub 2009 Apr 8. PubMed PMID:
19357214; PubMed Central PMCID: PMC2682987.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19357214

[11] Verstraelen H, Delanghe J, Roelens K, Blot S, Claeys G, Temmerman M.
Subclinical iron deficiency is a strong predictor of bacterial vaginosis in early
pregnancy. BMC Infect Dis. 2005 Jul 6;5:55. PubMed PMID: 16000177; PubMed Central
PMCID: PMC1199597.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16000177

[12] Gernand AD, Simhan HN, Klebanoff MA, Bodnar LM. Maternal serum
25-hydroxyvitamin D and measures of newborn and placental weight in a U.S.
multicenter cohort study. J Clin Endocrinol Metab. 2013 Jan;98(1):398-404. doi:
10.1210/jc.2012-3275. Epub 2012 Nov 16. PubMed PMID: 23162094; PubMed Central
PMCID: PMC3537090.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23162094

[13] Merewood A, Mehta SD, Chen TC, Bauchner H, Holick MF. Association between
vitamin D deficiency and primary cesarean section. J Clin Endocrinol Metab. 2009
Mar;94(3):940-5. doi: 10.1210/jc.2008-1217. Epub 2008 Dec 23. PubMed PMID:
19106272; PubMed Central PMCID: PMC2681281.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19106272