Vitamina D

Todo sobre la Vitamina D: La Vitamina del Sol

A todos nos suena su nombre. Constantemente vemos anuncios de lácteos que proclaman a bombo y platillo “¡Enriquecido con Vitamina D!” pero, ¿sabemos realmente qué estamos tomando?¿la estamos tomando correctamente?¿es suficiente?

vitamina D-Todo sobre la Vitamina D

Si no has sabido responder a alguna de estas preguntas sigue leyendo pues vamos a reunir toda la información sobre la vitamina D que necesitas, vamos a desmentir mitos, leyendas e informaciones incompletas… y la información útil la presentaremos de una manera concreta y fácil de entender.

Comencemos.

 

¿Qué es la Vitamina D?

Para poder vivir, el ser humano necesita una serie de nutrientes específicos a unos niveles constantes. La falta de estos nutrientes puede tener efectos devastadores en la salud pudiendo producir la muerte. Estamos hablando de los nutrientes críticos. Se dividen en macronutrientes y micronutrientes críticos. Los macronutrientes críticos son las proteínas, los carbohidratos y las grasas, y son fácilmente conseguibles y caer en un déficit que ponga en riesgo nuestra salud es bastante improbable (en el primer mundo, por supuesto).

Sin embargo, los micronutrientes críticos, que son las vitaminas y ciertos elementos y oligoelementos, no son tan fácilmente conseguibles (por falta de información, no porque no estén al alcance de nuestras manos) y los niveles que el cuerpo requiere variarán en función de la edad y el sexo del individuo. Esto hace que, si no llevamos una dieta variada y equilibrada y unos hábitos de vida saludables, nuestros niveles de ciertos micronutrientes críticos caigan poniendo en riesgo nuestra salud. De hecho es frecuente que por esta razón caigamos enfermos sin saberlo.

¿Qué es la Vitamina D?

La vitamina D es uno de estos micronutrientes críticos, es liposoluble (ya que pertenece a la familia de los esteroides) y es esencial para la supervivencia humana. La principal fuente por la que el ser humano obtiene la vitamina D es el sol, pero no es la única, ya que también la podemos encontrar de manera natural en el pescado y los huevos, y de manera artificial a través de suplementos y alimentos enriquecidos (como los lácteos de los que antes hablábamos).

Este tipo de grasa esteroide se sintetiza a partir de nuestro colesterol siempre que haya una cantidad de luz adecuada (un índice UV igual o superior a 3), lo que ocurre durante todo el año sólo en el ecuador y proximidades (entre los paralelos 37N y 37S). Esto hace que la mayoría de personas que viven fuera de esta zona y/o que tienen unos hábitos de vida de poca exposición solar tengan niveles por debajo de lo saludable en esta vitamina.

Vitamina D3
Vitamina D tipos
Alimentos con vitamina D
La vitamina del sol

Pero ¿tan importante es el sol?

Nos pasamos la vida en interiores, de casa al trabajo y del trabajo a casa, con la misma cantidad de luz eléctrica a todas horas, dormimos poco y mal, y si a esto le sumamos una alimentación deficiente tenemos la fórmula perfecta para la enfermedad.

No podemos olvidar que nuestra historia como “animales civilizados” es relativamente corta con respecto a nuestra historia completa como homo sapiens, y por lo tanto, nuestro organismo está diseñado para ser eficiente en unas condiciones ambientales específicas, que han sido una constante desde que existimos hasta hace un siglo y medio que se introdujo la luz eléctrica en nuestros hogares.

Nuestro cuerpo de día espera luz y de noche espera oscuridad. Parece simple así dicho, pero lo cierto es que la mayoría de las personas no respeta esta sencilla norma, que es la base de muchísimos trastornos físicos y psicológicos.

Una correcta exposición solar seguida de un periodo de oscuridad regulará nuestro ritmo circadiano, que es nuestro reloj biológico. El sol no sólo sirve para la síntesis de vitamina D con todos los beneficios que esto supone, sino que, la ausencia de éste cuando hemos recibido una buena dosis diaria hará que nuestro organismo entre en modo “descanso y reparación” gracias a la secreción de melatonina, la hormona del sueño. La que permite que los procesos regeneradores del organismo tomen el control y envejezcamos más lentamente, se refuerce nuestro sistema inmune... Además de todo esto, depende del sol que hayamos recibido durante el día para que el triptófano que tenemos en sangre se transforme en serotonina. Hormona directamente relacionada con los estados de ánimo… y resulta que la serotonina se transforma en melatonina en la glándula pineal y para esto son necesarios unos buenos niveles del calcio que obtenemos gracias a la vitamina D que hemos sintetizado durante el día…

Como verás, todo está estrechamente interrelacionado y cualquier defecto en nuestro ritmo circadiano puede desembocar en incontables problemas de salud. Sin embargo, la receta para evitarlo ya la sabes: recibe sol de día y oscuridad de noche. Fácil ¿verdad?

¿Para qué sirve la vitamina D?

Aunque su efecto más conocido es la absorción del calcio para los huesos, la vitamina D está asociada a una amplia gama de beneficios, entre los que se incluyen el aumento de la capacidad cognitiva, refuerzo el sistema inmunológico, mejora para la salud general (como veremos en nuestra página sobre la vitamina D3) y, usándola como suplemento, puede reducir los riesgos de padecer ciertos tipos de cáncer, enfermedad cardíaca y diabetes.

¿Para qué sirve la vitamina D?

Aunque la mayoría de personas en condiciones normales no presentan carencia de vitamina D, tampoco tienen niveles óptimos para un funcionamiento correcto al 100% del organismo. Para corregir esto y, sobre todo en los meses de noviembre a febrero (en los cuales el sol no incide en un ángulo suficientemente directo como para metabolizar eficientemente esta vitamina), se aconseja conseguir algún suplemento de vitamina D, ya sea a través de la dieta (visita nuestra sección sobre alimentos con vitamina D), mediante pastillas o comprimidos, grageas, en excipientes líquidos (como aceites vegetales) o, como se ha hecho toda la vida, tomando una cucharadita de aceite de hígado de bacalao.

No te será difícil conseguir suplementos de vitamina D en herboristerías físicas u online ya que son muy comunes y nada caros.

Vitamina D2 o o Vitamina D3
Vitamina D y embarazo
Vitamina D falta